Histórico: Los chilenos definirán, en Plebiscito, si hay nueva Constitución y su mecanismo

Tras dos maratónicas jornadas de negociación, el Gobierno y los partidos políticos oficialistas y de oposición acordaron esta vía para superar la crisis social.

Los ciudadanos dirán si quieren una nueva Carta Magna, y si ésta la redacta una «Convención Constitucional» o una «Convención Mixta Constitucional».

La primera de las opciones dispone un 100% de delegados electos especialmente, y la segunda un 50%, con parlamentarios en ejercicio completando la otra mitad.

Al completarse cuatro semanas desde el estallido de la crisis social y un año del asesinato de Camilo Catrillanca, el Gobierno y los partidos políticos con representación parlamentaria anunciaron -la madrugada de este viernes- un histórico «Acuerdo por la Paz Social y la Nueva Constitución«, que permitirá que los chilenos definan, en un Plebiscito, si el país se da una nueva Carta Magna, y cuál será el mecanismo para ello.

Tras dos maratónicas jornadas de negociación en la sede del Congreso en Santiago, la propuesta consensuada por la transversalidad del mundo político –con la autoexclusión del Partido Comunista- contempla que en abril de 2020 los ciudadanos se pronuncien respecto, en primer lugar, a si quieren una nueva Carta Magna.

En caso de que el votante conteste afirmativamente, deberá responder a una segunda interrogante: si quiere que la nueva Constitución sea redactada por una «Convención Constitucional», conformada en su totalidad por delegados electos democráticamente para este fin; o por una «Convención Mixta Constitucional», compuesta por un 50 por ciento por delegados electos, y otro 50 por ciento por parlamentarios en ejercicio.

Los puntos clave del acuerdo político que abre la opción cierta de sepultar la Constitución nacida de la dictadura militar. 

El órgano constituyente definido en el Plebiscito tendrá nueve meses de plazo para funcionar, prorrogables por tres meses más, pero sólo por una vez, en caso de ser necesario.

El acuerdo político contempla, además del denominado «plebiscito de entrada», un «plebiscito de salida», ratificatorio de la nueva Carta Magna, y para éste se impondrá la modalidad de voto obligatorio, a fin de garantizar la plena legitimidad del pronunciamiento ciudadano.

El referéndum ratificatorio se efectuará sesenta días despues de la «devolución del nuevo texto constitucional por parte del órgano constituyente», señala el acuerdo.

La nueva Constitución será votada -aprobada o rechazada- en un «plebiscito de salida» con sufragio obligatorio.

El presidente del Senado, Jaime Quintana (PPD), fue el encargado de presentar ante el país -pasadas las 02:20 de la madrugada- el referido «Acuerdo por la Paz y la Nueva Constitución».

La «Convención Constitucional» o «Convención Mixta Constitucional» trabajará en el texto por un plazo máximo de un año.

«Es una noche histórica para Chile y la democracia. Es una respuesta de la buena política, la política con mayúscula, transversalmente, de todos los partidos», dijo Quintana, que recordó a las «víctimas de un lado y otro lado», a las «personas muertas y afectadas en sus derechos esenciales» en el marco de la crisis social que estalló hace cuatro semanas exactas

Fuente y fotos gentileza: www.cooperativa.cl

About admin

Sitio web de noticias y cultura pluralista de Angol y la provincia de Malleco