CINEFILIA: “The mule”: El lado más humano de Eastwood

Dios mío cómo vuela el tiempo, tuvo que pasar una década para tener el privilegio de disfrutar nuevamente de una película dirigida y protagonizada por el legendario Clint Eastwood. 

“Gran Torino”(2008)fue la última y pensaba que sería su despedida en la dejó de una pieza. 

Se me viene interpretación dirigiéndose a él mismo con aquel memorable  remate que me a la memoria algunas de sus joyas más aclamadas“Los imperdonables” (1992), “Los puentes de Madison” (1995) y “Million Dollar Baby” (2004) en que Clint dejó su marca registrada delante y detrás de las cámaras.

Sin embargo, Eastwood a sus 88 años aún tiene muchas inquietudes que expresar con su mirada crítica sobre nuestra sociedad con su última obra “The mule” (2018).

Sin tratarse de una de sus obras maestras, como en sus mejores tiempos el protagonista de “El bueno, el malo y el feo” (1966) aún tiene la capacidad de atraparnos con su estilo sencillo, sin excentricidades y con una interesante propuesta.

Basada en una historia real, Earl Stone, Eastwood, es un octogenario veterano de la guerra de Corea, quien al encontrarse sólo y estar en quiebra acepta la propuesta de transportar en su camioneta enormes cantidades de drogas para el cartel mexicano que es vigilado por un agente de la DEA, Bradley Cooper.

Stone es un hombre conservador y chapado a la antigua, quien rechaza las nuevas tecnologías que califica de inútiles. “Internet, ¿Quién la necesita?”

Además el personaje utiliza un lenguaje directo y fuerte para referirse a los negros, mexicanos y lesbianas motoqueras, con quienes también bromea en breves escenas del filme.

Earl es un tipo vividor, frío y egoísta, un padre de familia quien se ganó el desprecio de su esposa y su hija por dedicar más tiempo a su trabajo en un negocio relacionados al cultivo y transporte de plantas y flores.

Es un egocéntrico que está ausente en los momentos más importantes de su familia y que prefiere estar presente en una convención botánica donde es ovacionado antes que asistir al matrimonio de su hija.   

Sin embargo, en el ocaso de su vida Earl hace un “mea culpa” y desea  resarcirse de sus errores al convertirse en “Mula” de traficantes para así ayudar a su familia y a sus cercanos con dinero que jamás podría conseguir de otra forma.

Durante las entregas de droga en varias ciudades de Estados Unidos Earl gana importantes sumas de dinero. Además se divierte al máximo y crea vínculos con los integrantes del cartel, quienes terminan por respetarlo y admirarlo. Ellos le llaman cariñosamente “El Tata”.

Sí bien en “The mule”Eastwood ya no es el pistolero de las películas de Sergio Leone o el policía implacable en Harry el sucio, es un antihéroe que no utiliza caretas para enfrentarse a los nuevos tiempos y sus peligros, él sólo tiene el propósito de enmendar su pasado.

No hay dudas que Earl Stone es un hombre lleno de imperfecciones y fracasos en una sociedad en que comúnmente se pretende aparentar ser alguien que está fuera de toda realidad.

Es la moraleja de la última entrega de Eastwood, que nos desnuda y nos hace reflexionar en que debemos admitir nuestros errores para alcanzar la redención en este vertiginoso mundo en el que vivimos.

 

Por Andrés Forcelledo Parada

 

FICHA TÉCNICA

 

Título original: “The mule”

Año: 2018

País: Estados Unidos

Duración: 116 minutos

Dirección: Clint Eastwood

Guion: Nick Schenk (Artículo New York Times: Sam Dolnick)

Música: Arturo Sandoval

Fotografía: Yves Bélanger

Reparto: Clint EastwoodBradley CooperDianne WiestMichael PeñaTaissa Farmiga,Laurence FishburneIgnacio SerricchioAlison EastwoodAndy García, etc.

About admin

Sitio web de noticias y cultura pluralista de Angol y la provincia de Malleco